fbpx

Las 3 diferencias principales entre el escenario y actuar a cámara

La transición de un Actor de teatro a la televisión no siempre es fácil. Y es que hay varias diferencias clave entre una carrera orientada al escenario y la cámara.

En este artículo examinaremos las principales diferencias y los cambios que necesitas realizar para adaptarte de un medio a otro.

SUSCRÍBETE Y RECIBE DOS EBOOKS GRATUITOS POR MAIL, ADEMÁS DE ACCEDER A TODOS LOS BENEFICIOS Y RECURSOS DE LA COMUNIDAD DEL ACTOR:

1. Ubicación de la audiencia.

La mayor diferencia entre actuar en el escenario y actuar para la cámara es la ubicación de tu audiencia. En el escenario, el público puede estar fácilmente a 30 metros o más de los artistas. Dado que los espectadores necesitan ver y escuchar la actuación para disfrutarla, como artista en el escenario debes actuar para que el mensaje llegue a la fila de atrás, aunque tu compañero de escena se encuentre a escasos metros de ti.

En cambio, cuando actuamos a cámara, solo tienes que moverte y hablar para que la persona o las personas que están en la escena puedan verte y oírte. En la televisión o el cine, siempre hay una cámara que puede verte y un micrófono que puede oírte. Si un compañero de escena está a un metro de distancia, le hablarás como si estuviera a un metro de distancia y si está a 50 metros, le hablarás de manera que pueda escucharte. De hecho, debido al trabajo de la cámara, la iluminación y otros efectos, a veces es mejor hacer menos de lo que harías en la vida real porque hay muchas cosas que se ven aumentadas. Por tanto, la principal responsabilidad de los Actores de televisión y cine es que se comporten de forma natural. No se requiere sonido o movimiento exagerado.

2. Material.

La segunda gran diferencia entre el escenario y la actuación a cámara es la familiaridad del material. El teatro es por su propia naturaleza repetitivo y por lo tanto familiar. Cuando una obra se afianza y se hace popular, se lleva a cabo temporada tras temporada y noche tras noche, en todo el mundo. Esa repetición crea una imagen simbólica de la historia. Cuando las personas piensan que conocen el material, quieren escucharlo exactamente de la manera en que fue escrito y saben cuándo se modifica porque les es muy familiar. Las palabras de la obra se vuelven icónicas y cualquier error de diálogo chirriará en los oídos del público. 

La televisión y el cine son diferentes porque el público nunca ha visto el guion. Es fresco y en gran parte escrito sobre la marcha. Por lo tanto, en una audición para la televisión o para una película, el Actor puede cometer errores o pequeños cambios sin consecuencias. Triunfarás con una actuación original y creíble.

3. Personajes.

La tercera diferencia entre el escenario y la televisión o el cine es la naturaleza icónica de los personajes y las actuaciones. El público y los críticos siempre compararán con las versiones anteriores. Los espectadores suelen ir al teatro a ver algo familiar.

En televisión y cine, seguramente serás la única persona que interpretará a ese personaje y lo que buscan los productores es una visión personal. Buscan a la persona que se ajusta al mundo que están creando. Nadie lo ha interpretado antes, por lo que no hay un punto de referencia. Depende de ti mostrarles cómo es tu percepción del personaje y de la historia. Por lo tanto, en general, hay mucho más margen de maniobra para desarrollar (o no desarrollar) un personaje de televisión o cine.