fbpx

La importancia de evitar el “síndrome de la inmediatez” para nuestro trabajo creativo como Intérprete

No se consigue crear algo significativo en un solo día. No es una carrera de velocidad, más bien, es un viaje de descubrimiento que requiere paciencia, concentración, constancia y un corazón dispuesto.

Vivimos a un ritmo que no es propicio para la creación. Nuestras mentes están demasiado aceleradas y sobre estimuladas; nuestros cuerpos están entumecidos y nuestros corazones a menudo son ignorados. Pero para crear algo que valga la pena (una gran pintura, una hermosa pieza musical, una audición poderosa) es necesario que calmes la mente y despiertes el cuerpo junto con el corazón. 

Aquí hay dos herramientas que puedes usar para ayudarte a reducir la marcha, disminuir la velocidad y establecer una mejor conexión con tu lado más creativo.

SUSCRÍBETE Y RECIBE DOS EBOOKS GRATUITOS POR MAIL, ADEMÁS DE ACCEDER A TODOS LOS BENEFICIOS Y RECURSOS DE LA COMUNIDAD DEL ACTOR:

1. Toma conciencia de tu respiración.

La respiración es el indicativo más claro de cómo nos sentimos en nuestro cuerpo. Por ejemplo, cuando vivimos acelerados y desconectados de nuestro cuerpo, nuestras respiraciones son cortas y superficiales y producidas desde la parte superior del pecho, solo para sobrevivir. Este tipo de respiraciones envían una señal de ansiedad al cerebro y producen sensaciones de nerviosismo en el cuerpo. Este estado no constituye un terreno fértil para la creatividad.

Por esta razón, es importante que antes de comenzar tu proceso creativo, controles la respiración realizando cinco inhalaciones y exhalaciones profundas abdominales. Esto rebaja tu estado defensivo y envía una señal de expansión al cerebro. Continúa con cinco inhalaciones y exhalaciones profundas desde el plexo solar o el centro del corazón. Esto envía una señal de seguridad al cerebro para que el corazón pueda abrirse.

Es imposible realizar creaciones a la velocidad de la vida. Hacer que la conciencia de tu respiración sea prioritario te hace más consciente, te frena y te permite estár más preparado y dispuesto para la creación.

2. Toma conciencia del cuerpo

Interpretar trata de profundizar en sensaciones del cuerpo con el fin de encontrar la honestidad emocional que necesitas para una audición, conseguir trabajo o una gran interpretación. En el cuerpo es donde se encuentran todas tus respuestas creativas. No piensas emociones, las sientes y, sin embargo, hay muchos actores que confían más en sus cerebros que en sus cuerpos cuando preparan una audición o actuación. Esto sucede porque sus cerebros están tan acostumbrados a dirigir el día a día que cuando llega el momento de crear utilizando tus propios sentimientos, la mente no ve ninguna razón para no estar al cargo. 

Una de las formas más efectivas para calmar la mente es concentrarse en el cuerpo. Cuando lo que sientes es más importante que lo que piensas, estás listo para crear. La próxima vez que te estés preparando para una audición o para realizar cualquier otro esfuerzo creativo, intenta realizar un escaneo corporal de 5 a 10 minutos. Comienza en la parte superior de la cabeza, baja hasta la frente, cara, hombros, pecho, etc. llevando lentamente la conciencia y la respiración a todo el cuerpoObserva cómo te sientes y qué emociones se activan a medida que percibes las diferentes partes del cuerpo. No hay nada en qué pensar aquí, solo sentir, así que, si la mente trata de autoimponerse, solo recíbelo como pensamiento y vuelve al cuerpo sin más. 

Mantener la conciencia enfocada en la respiración y el cuerpo relaja la mente, que pasa de ocupar el primer lugar para colocarse en el tercero. Cuando sientas que la mente salvaje se calma y se funde con la respiración, con el cuerpo físico y la emoción, estás listo para crear algo verdaderamente significativo.