fbpx

Cómo lidiar con los celos

Comparar tu carrera como Actor o Actriz con la de otros compañeros puede ser el beso de la muerte y, sin embargo, es una tendencia generalizada. Afortunadamente, hay formas de evitar los celos (La envidia es prima-hermana).

Entre las clases de interpretación, las audiciones y el entrenamiento constantes, es realmente sorprendente que los Actores y Actrices tengan energía para el monstruo de ojos verdes. Y, sin embargo, es fácil que los celos afloren al bucear por las redes sociales y leer lo bien que a otros les va en su carrera como Actor/Actriz o al ver como nuestros compañeros consiguen algún trabajo.

A pesar de la naturaleza externa de los celos, emanan de lo que tenemos dentro, lo que hace que sea aún más importante ser revisado. Te propongo un protocolo de cuatro pasos para superar esos malditos celos:

SUSCRÍBETE Y RECIBE DOS EBOOKS GRATUITOS POR MAIL, ADEMÁS DE ACCEDER A TODOS LOS BENEFICIOS Y RECURSOS DE LA COMUNIDAD DEL ACTOR:

1. Detecta y reconoce que estás celoso/a.

La buena noticia sobre los celos es que es un indicador muy claro de lo que quieres, reconocerlo con claridad es el primer paso para usarlos en tu propio beneficio. Todo lo que tienes que hacer es escribir exactamente de qué estás celoso y ser realmente honesto contigo mismo. Si estás celoso de alguien que acaba de obtener un papel importante es tal vez: porque va a ganar dinero por hacer el trabajo que ama, o tal vez, porque va a trabajar con artistas con los que te encantaría trabajar. No hay respuestas correctas o incorrectas, solo se trata de buscar y profundizar en lo que realmente te ha hecho sentir así. Escribir tu respuesta te traerá una claridad aún mayor, y también te facilitará los siguientes dos pasos.

2. Porque sientes que no puedes tenerlo.

Cada vez que hay celos, es porque una parte de ti siente que no puedes tener lo que la otra persona tiene, o que tendrás que superar enormes obstáculos para conseguirlo. Los celos te van a permitir saber que tienes un bloqueo, un miedo o una creencia que te separa de lo que quieres. Después de aclarar de forma específica que es lo que deseas, pregúntate: “¿Por qué esto me parece que está fuera de mis límites?” Escribe la respuesta. Puedes escribir algo como “Esto no es para mí, no es mi destino” o “Me temo que no soy lo suficientemente bueno”. 

3. Dale la vuelta.

Luego, toma ese miedo o creencia negativa y conviértelo en una declaración positiva que represente lo que te gustaría que fuera cierto, aunque no lo sientas así en este momento. ” Esto no es para mí, no es mi destino” puede convertirse en “Si me lo propongo, es mi destino protagonizar grandes películas que cambien el mundo”. “Me temo que no seré lo suficientemente bueno” puede convertirse en “Confío en mi talento y mi capacidad de trabajo”. Usa las palabras que te parezcan más adecuadas siempre que rompa por completo con el miedo o creencia negativa.  Cuando sientas que tienes la afirmación positiva correcta, refuérzala tan a menudo como puedas y de la manera que te parezca mejor.

4. Revisa tu trabajo.

La prueba o el marcador de si tus celos realmente se han transformado o no, es cuando ves a otros experimentar algo que quieres y no sientes nada más que felicidad por ellos y sientes que te inspira a lograr lo mismo. Una vez que hayas pasado esa prueba, te darás cuenta de que los celos no son una emoción negativa con la que tienes que lidiar para siempre.

Los celos son realmente una inspiración mal dirigida. Y no te sentirías celoso/a por nada que no estés destinado a lograr o experimentar por ti mismo.